domingo, abril 02, 2006

Carta

Hola:

Primero que nada no me culpes, por escribir esta carta que nunca llegara a mi querida destinataria,(mi madre) será ese el motivo por el cual procuro hablar tan francamente contigo, no quiero opiniones al respecto, menos que las pienses.

Sabes que han pasado tantas cosas desde aquella conversación que tuvimos hace mas de un año atrás, donde en medio del alcohol y un par de lagrimas saladas arruiné tu sueño el cual desvele por toda la noche y desde ahí en adelante se y estoy segura que te he vuelto a desvelar y de seguro has vuelto a pensar mil veces mas en esa noche y todo cuanto nuestros oídos se dieron por entendido.

Yo siempre recuerdo cuanta palabra suelta mía dicha en más de alguna oportunidad, que de seguro también entendías, pero nunca quisiste decírmelo abiertamente, creo y con un poco de melancolía lo digo, aun tengo un poco de eso, de eso tan mío, que muy pocos pueden comprender. Digo con un poco de melancolía porque cada vez siento que todo lo que me rodea me roba algo de mi, o cada vez me lleno de cosas nuevas que ya no se si tengo nuevas “cosas” o perdí una mitad para tener otras, tal vez un día lo comprenda realmente.

Se que a veces me he equivocado, se que tal vez lo vuelva a hacer muchas otras más, pero cuando vuelvo en si o cuando tengo un minuto de lucidez, se que siempre serás el ser mas maravillo que he conocido, aquel que he de sentir tan mío, como ningún otro, ciertamente como ningún otro, el sentirte tan parte de mi. Y a la vez pedirte perdón porque nunca podré corresponderte de la misma forma. No me culpes a mí, este es el magnifico “don” de ser humano. Lo se porque tu amor es lo más grande que a tocado mi alma.

No he conocido mucha gente desde entonces, muy poca gente a formado parte de mi vida y he extrañado tanto a las que alguna vez formaron parte mía. A veces preferiría nunca haberme dado cuenta que les tenía algún cariño así el proceso de recordar y olvidar seria parte de mi rutina diaria.

Se que nunca me olvidare de ti, que me enseñaste a querer tanto a los míos, digo a los míos, a los que siento realmente míos, y desde que aprendí la importancia de eso, también comprendí porque siempre serás tan importante para mi vida. Y porque nuestro lazo sobrevivirá a la vida o la muerte o a los años que pasen.

He querido tanto, he amado tanto, de una forma que nunca pensé, pero siempre sentí que iba ser así.

He sido feliz y otras veces un tanto infeliz, sé que eso es parte de la vida, me he equivocado tantas veces y he aprendido tantas otras, sé que tú vida ha sido igual y la de todo el mundo. Quise mucho quitar la infelicidad de otros, robar esa parte de sus vidas, pero comprendí que no se puede borrar parte de la vida, que tanto la felicidad como la tristeza nos hacen completos, aun cuando a veces eso sea casi imposible de llegar a comprenderlo.

Quise tanto escapar del peso de la culpa de la infelicidad, nostalgia y de seguro el dolor que pude hacerte cargar, que de seguro me dolía más a mi, pero entre mas comprendamos que nos es culpa de nadie, entre mas lo comprenda, podremos amarnos mejor, podré amarte mejor sin culpas y tu sin dolor.

2 Comments:

Blogger Rommy Strasser said...

esta carta sí debería llegar a su destinataria.

8:36:00 a. m.  
Blogger Ignacio said...

Podrías contarme el significado de las siglas de tu blog...en todo caso está muuuy bueno.

11:42:00 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home